Personalidad antisocial

El trastorno de personalidad antisocial se ve en las personas que pierden la noción de la importancia de las normas sociales, como son las leyes y los derechos que tienen otros individuos.

La mayoría de las veces se ve en los hombres y estos muestran desprecio insensible por los derechos y los sentimientos de los demás. Explotan a otros para obtener beneficio material o gratificación personal. Generalmente la personalidad antisocial puede ser detectada a partir de los 18 años de edad, sin embargo, se estima que muchos de los síntomas y señales vienen desarrollándose desde la adolescencia. Antes de los 15 años, la persona desarrolla problemas de conducta serios que muchas veces tienen consecuencias graves en el hogar y en otros círculos sociales.

Entre las señales más comunes en una persona con personalidad antisocial podemos destacar la falta de empatía y remordimiento, falta de responsabilidad, la extroversión, altos niveles de impulsividad, la deshumanización de la víctima y no importarle o preocuparse por las consecuencias de sus actos.

No se sabe con exactitud las causas por las cuales una persona puede desarrollar este trastorno, sin embargo, se cree que puede ser causado por varios factores, como de índole genético, heredados por algún miembro de la familia que ya lo padeció. Pero también puede ser causado por el medio ambiente o el entorno en el que la persona habita, especialmente el de los familiares directos.

Muchos profesionales también creen que existen factores biológicos que pueden contribuir a su progreso. La presencia de algunos químicos en el sistema nervioso y posibles daños en las partes del cerebro que están relacionados a la toma de decisiones puede llegar a generar comportamientos agresivos en el individuo. El abuso de drogas y alcohol también pueden contribuir a las causas por las cuales una persona puede desarrollar una personalidad antisocial.

La mayoría de las veces es difícil ofrecerles tratamiento a estas personas ya que viven en una negación constante y casi nunca logran admitir o reconocer que están frente a un problema que debe ser tratado.

Algunas veces la intervención por parte de un familiar, amigo o un profesional en salud mental puede ayudar a que la persona acepte que tiene un problema. En ocasiones la orden de un  juez obliga a la persona a recibir tratamiento.

Muchos tipos de terapia pueden ayudar a mejorar la condición del paciente. Una terapia en grupo puede ser clave para hacer entender a la persona que puede interactuar con los demás sin necesidad de violencia o desprecio. La terapia de comportamiento cognitivo y la terapia de modificación pueden contribuir a alterar los patrones problemáticos de pensamiento y a estimular los comportamientos positivos.

Algunas veces se usan medicamentos para combatir síntomas específicos, como la agresividad y la irritabilidad. Estos medicamentos son conocidos como “anti-psicóticos” y pueden tener éxito en el tratamiento de este trastorno. Parece ser que la personalidad antisocial es una enfermedad crónica y algunos síntomas, como el comportamiento criminal, pueden ir disminuyendo con el paso del tiempo y un tratamiento adecuado.

Para más información acerca del trastorno de personalidad antisocial visite

http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000921.htm

Esta entrada fue publicada en Artículos, Desorden de Personalidad. Guarda el enlace permanente. Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.
5200 Park Rd., Suite 230 Charlotte, NC 28209. Tel: 704-930-1194 Fax: 704-315-5192