Manipulación Emocional

La manipulación emocional penetra todas las esferas sociales y puede complicar la relación de muchas personas. El manipulador emocional se esconde debajo de la mascara del “amor”. Casi siempre lo escuchamos decir que le preocupa mucho la otra persona y que la relación con esta es lo más importante en su vida. Sin embargo, a la misma vez trata de hacer sentir culpable a su pareja, usa la ira muy sutilmente y utiliza maniobras encubiertas para mantener a su victima en el mismo lugar y posteriormente llevarla a hacer lo que desea.

Las palabras de los manipuladores emocionales tienen múltiples significados y saben ocultar muy bien sus intrigantes y verdaderos motivos. Ellos cuidadosamente maniobran cuánto pueden dar y están siempre listos para recibir mucho más. Son unos expertos para hacer creer a los demás que están haciendo todo por ellos, cuando en realidad están ocultando la verdadera razón de sus acciones. Ellos elaboran cuidadosamente cada frase, siempre ocultas en cada palabra, para lograr sus necesidades egoístas.

Aunque la mayoría de personas que sufren de trastornos de personalidad, tales como el antisocial y el narcisista, son manipuladores innatos, este comportamiento también se ve en relaciones abusivas (por ejemplo, el cónyuge en una relación familiar) y en depredadores sexuales.  No es inusual ver este comportamiento también en algunos jefes, que usualmente están manipulando a sus empleados. Además, esta dinámica se encuentra a menudo en el hogar cuando los niños pequeños e inclusive los hijos adultos manipulan emocionalmente a sus padres, y a su vez vemos como algunos padres manipulan emocionalmente a sus hijos de la misma manera.

Es importante que usted aprenda a reconocer el comportamiento destructivo de un manipulador. Las victimas, muchas veces con pensamientos vulnerables, necesitan aprender a distinguir la diferencia entre “amor” y “manipulación”. Estas personas deben desarrollar técnicas y mecanismos para afrontar y disminuir el impacto de la manipulación emocional.

Si usted sospecha estar en una relación con un manipulador emocional y esto le impide llevar una vida tranquila y serena, es conveniente que busque la opinión o ayuda de un profesional en salud mental o un consejero de familia.

This entry was posted in Artículos, Asuntos Familiares, Violencia Doméstica. Bookmark the permalink. Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*
*

5200 Park Rd., Suite 230 Charlotte, NC 28209. Tel: 704-930-1194 Fax: 704-315-5192