Ataques de pánico

Sentirse un poco nervioso de vez en cuando es muy normal en los seres humanos, pero cuando esos nervios llegan a un punto de hacerles perder el control y no poder funcionar bien en sus labores diarias, podríamos sospechar que la persona sufre de ataques de pánico.

Esta enfermedad, más conocida como ‘Trastorno o Desorden de Pánico’, es un desorden de ansiedad por el cual el individuo tiene sensaciones repentinas de terror sin un motivo aparente.

La persona puede presentar síntomas físicos como taquicardia, dolor en el pecho, dificultad para respirar o mareos. A veces cree que va a tener un infarto o que va a perder totalmente la razón.

Los ataques de pánico pueden ocurrir sin previo aviso, en cualquier momento y en cualquier lugar. En algunos casos, el temor es tan grande, que la persona teme hasta salir de la casa. Usualmente un ataque de pánico no dura mucho, pero son tan terribles que parecen durar una eternidad. La causa exacta se desconoce, pero se cree que la genética puede jugar un papel importante.

No hay duda que esto puede cambiar el comportamiento y la dinámica de su hogar, trabajo o donde se encuentre.

Las personas que sufren de este trastorno muchas veces sienten preocupación por las consecuencias que estos ataques van a tener en sus vidas.

Existen ciertas señales que le podrían ayudar a identificar si usted o alguien que conoce sufren de esta enfermedad. Trate de contestar las siguientes preguntas.

•¿Siente dolor en el pecho y el corazón le late apresuradamente?

•¿Se le hace difícil respirar o siente que se ahoga?

•¿Se siente mareado o mareada?

•¿Siente que suda demasiado, sobre todo en las manos?

•¿Siente tener problemas en el estómago o deseos de vomitar?

•¿Sufre de temblores, escalofríos, estremecimientos y hormigueo?

•¿Siente que pierde el control?

•¿Cree que lo que está viviendo no es real?

•¿Siente que se muere o que está perdiendo la razón?

Si contesto afirmativamente a algunas de estas preguntas, es posible que este sufriendo de ataques de pánico, sin embargo, es importante poder diferenciar entre un ataque de pánico y los síntomas de una enfermedad física, como por ejemplo problemas del corazón. Muchas veces los síntomas son muy similares y pueden ser confundidos por la persona que los está experimentando. Una evaluación médica es de suma importancia.

Desafortunadamente muchas veces las personas no buscan ayuda o atención médica por vergüenza o por no querer tomar medicamentos.

Es importante que hable con su médico acerca de los síntomas para poder determinar  que esta sucediendo e inclusive empezar un tratamiento en caso que sea necesario. Existen varios medicamentos que pueden reducir la intensidad de los ataques y algunas veces pueden acabarlos del todo.

También, hay varios tratamientos psicológicos para tratar los ataques de pánico y muchos pueden ser muy efectivos. En ocasiones la asesoría psicológica no funciona tan rápido como los medicamentos, pero puede ser igual de efectiva.

Muchas veces una terapia hablada combinada con medicamentos tiene resultados muy positivos en el paciente y este se puede restablecer de manera asombrosa para lograr vivir una vida más saludable.

Para mas información acerca de este desorden visite http://es.wikipedia.org/wiki/Ataque_de_p%C3%A1nico

Esta entrada fue publicada en Ansiedad, Artículos, Ataques de pánico. Guarda el enlace permanente. Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.
5200 Park Rd., Suite 230 Charlotte, NC 28209. Tel: 704-930-1194 Fax: 704-315-5192