Masacre en la escuela Sandy Hook en Connecticut

 

El trágico evento en la escuela Sandy Hook en Newtown, Connecticut ha puesto a pensar a muchos como los problemas de salud mental en este país deben ser vistos. Al observar las consecuencias de estos hechos, debemos tener en cuenta como algunas personas con problemas mentales carecen de los medios adecuados para expresar sus frustraciones o aliviar algún dolor emocional. Sin duda, muchas familias experimentan dificultades y confusión al tratar de ayudar a sus seres queridos, pero desafortunadamente no saben cómo hacerlo o donde acudir para hacerlo.

Con frecuencia las personas con enfermedades mentales y sus familias se han sentido aisladas; luchan con el problema del estigma, lo que limita aún más las posibilidades de tratamiento y recuperación.

Es importante entender que hay ayuda para las personas y familias que se sienten estresadas o angustiadas y que existen recursos y organizaciones que le pueden ayudar en tiempos difíciles. Además, debemos hacer una mejor tarea para llegar a todas las  comunidades en los Estados Unidos para dar esperanza e información acerca de temas relacionados a la salud mental.

Gente de todas partes luchan con problemas psicológicos debido a enfermedades físicas, cambios en su estilo de vida o las presiones de la vida diaria. Además, para muchos es difícil adaptarse a retos personales y no logran controlar tensiones asociadas con el estrés producido en el ambiente acelerado que vivimos.

A veces los conflictos y las tensiones asociadas en la vida son evidentes y es confuso para las familias saber cómo hacer frente a dichas tensiones. Los familiares que están luchando para entender y ayudar a alguien con un trastorno mental se sienten desesperados y hasta culpables por no saber que hacer. También se sienten abrumados cuando se encuentran con un sistema de salud mental confuso y difícil de navegar. Sin embargo, el departamento de salud mental de su área debe tener la capacidad para ofrecer orientación y apoyo a las personas y las familias que necesitan ayuda y deben hacerlo de una manera positiva y respetuosa.

Es verdad que muchas veces la primera llamada que se hace a un proveedor de salud mental es la más difícil, pero todos los hospitales de salud mental en este país deben estar preparados para ofrecer apoyo a las personas y familias necesitadas. Los hospitales deben tener personal capacitado que pueda evaluar las preocupaciones y necesidades relacionadas con la salud mental y el desarrollo emocional de niños y adultos. Si usted busca ayuda profesional, los hospitales también deben ser capaces de determinar la urgencia de su problema y trabajar con usted para seleccionar un proveedor de servicios cualificado para así comenzar el tratamiento y ayudarle a encontrar el camino hacia la recuperación y bienestar.

Salud, seguridad y equilibrio emocional son esenciales para todos los miembros de nuestras comunidades. Es nuestra responsabilidad poder ayudar a todas a las personas que estén sufriendo de algún desbalance emocional o psicológico. El primer paso es poder reconocer el problema e intervenir inmediatamente para evitar problemas más serios en el futuro. La única vergüenza que se debe de sentir cuando hablamos de enfermedades mentales es no reconocer que existe un problema. Vamos a trabajar juntos para ayudar a personas con enfermedades mentales y para que reciban el tratamiento adecuado. Debemos colaborar como miembros de la comunidad para aumentar el acceso a servicios de salud mental y ayudar a reducir la probabilidad de que horrores como la tragedia de la escuela Sandy Hook no sigan ocurriendo.

Esta entrada fue publicada en Artículos, Servicios de Salud mental. Guarda el enlace permanente. Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.
5200 Park Rd., Suite 230 Charlotte, NC 28209. Tel: 704-930-1194 Fax: 704-315-5192