¿Se siente ansioso o con temor a toda hora?

 

Existen muchas razones y causas por las cuales sentimos miedo. Es lógico que cuando estamos expuestos a una situación de peligro o amenaza podamos sentir temor, pero casi siempre este miedo constituye un mecanismo de defensa o supervivencia. Cuando sentimos miedo podemos responder a situaciones adversas con rapidez que en determinado momento nos puede hasta salvar la vida.

Sin embargo, existen razones por la cuales un individuo siente miedo y no sabe porqué, y es que este sentimiento se puede dar si la persona sufre de Trastorno de Ansiedad Generalizada (GAD).

Este desorden lo podemos encontrar en jóvenes o adultos y la mayoría de las personas que lo sufren dicen haber estado ansiosas desde que tienen memoria. Para la gran mayoría esta preocupación y miedo es constante y fuera de proporciones. Las estadísticas también nos muestran que es más frecuente en mujeres que en hombres.

El síntoma principal de este desorden es la presencia de una preocupación excesiva, incluso cuando no hay una razón o causa inminente.

Todos de una forma u otra, tenemos problemas a diario: trabajo, dinero, salud, relaciones interpersonales o situaciones familiares que les agobian, sin embargo, para la persona que sufre de Ansiedad Generalizada estos inconvenientes usualmente se intensifican y parecen no tener solución, ya que estos sentimientos de miedo pueden venir acompañados de síntomas físicos, tales como dolor de cabeza, tensión muscular, dificultad al tragar, u otras manifestaciones.

Aunque las causas exactas del GAD aún se desconocen, los expertos opinan que ésta se debe a una mezcla de factores biológicos y experiencias en la vida.

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-IV-TR), señala que la Ansiedad Generalizada está asociada muy frecuentemente a preocupaciones excesivas, por lo que a la persona le resulta muchas veces imposible de controlar este estado constante de preocupación.

La ansiedad y preocupación se asocian a 3 o más de los siguientes síntomas:

•Nerviosismo, inquietud o impaciencia.

•Fatigabilidad o cansancio fácil.

•Dificultad para concentrarse o poner la mente en blanco.

•Irritabilidad.

•Tensión muscular, temblor, cefalea o dolor de cabeza, movimiento de las piernas e incapacidad para relajarse.

•Alteraciones del sueño: dificultad para conciliar, mantener el sueño o sensación al despertarse de no haber descansado bien.

•Sudoración, palpitaciones o taquicardia, problemas gastrointestinales, sequedad de boca, mareos, hiperventilación o aumento del número de respiraciones por minuto.

Existen tratamientos que le pueden ayudar a estas personas a tener una vida más saludable.

La combinación de terapias individuales con un profesional calificado junto con medicamentos, puede tener efectos positivos en el paciente.

El uso de medicamentos lo puede determinar solamente un médico (MD) o un psiquiatra.  Si cree que usted o alguien que conoce puede estar sufriendo de Desorden de Ansiedad Generalizada o cualquier otro problema emocional consulte con un proveedor de salud mental en su área.

Para más información visite la página de internet http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000917.htm

Esta entrada fue publicada en Ansiedad, Artículos, Desordenes de Ansiedad. Guarda el enlace permanente. Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.
5200 Park Rd., Suite 230 Charlotte, NC 28209. Tel: 704-930-1194 Fax: 704-315-5192