¿Vive con un adicto? ¡Posiblemente usted también está enferma!

El número de personas que sufren de alcoholismo en los Estados Unidos es preocupante. Se calcula que más de 20 millones de personas tienen un problema serio con la bebida y casi la mitad de los estadounidenses consumen alcohol regularmente.

La mayoría de estos individuos no sufren el problema de la adicción solos, desafortunadamente, sus parejas, hijos, padres, madres y otros familiares también sufren las consecuencias de esta enfermedad, además de que muchos de estos familiares y amigos no saben que también están enfermos; son ‘codependientes’.

La codependencia se puede definir como una preocupación excesiva y muchas veces inapropiada por los problemas o la forma de consumir alcohol de un familiar o alguien muy allegado.

El codependiente se olvida de sus necesidades y hasta su vida para concentrarse en los problemas de otro. Para este tipo de individuos es muy frustrante cuando la otra persona no responde como lo espera. Esto hace que se deprima e inclusive trata con más intensidad querer controlar al individuo que tiene problemas de adicción. En nuestra cultura latina esto es muy común, especialmente si estamos lidiando con la adicción del cónyuge o un hijo.

Para muchos familiares de adictos o alcohólicos la palabra codependencia es muy fuerte. Es sumamente difícil entender como el enfermo, ya sea por la adicción al alcohol u otra droga, no quiera recibir ayuda. Y es que esto es precisamente una de las señales más evidentes del adicto; no reconocer y negar totalmente que tenga un problema con la bebida o la droga.

Sin embargo, es importante que los familiares sepan que ellos también están enfermos. La esposa, los hijos, y otros familiares muchas veces sufren de depresión, ansiedad, y otros desbalances emocionales debido al comportamiento del adicto. Tal como la adicción, la codependencia es una enfermedad, ya que podemos ver síntomas y señales. Este es el mismo criterio que la medicina utiliza para determinar si existe un trastorno o una enfermedad.

Hay una serie de preguntas que las personas que viven con un adicto deben de contestar con honestidad:
•¿Se ve forzado a ayudar a otros a resolver sus problemas?
•¿Cree que tiene que estarle dando consejos a la persona adicta, aun si esta no se los está pidiendo?
•¿Trata de complacer a otros y casi nunca a usted mismo?
•¿Creció en una familia problemática o reprimida donde había consumo de alcohol excesivo?
•¿Cree que si no es productivo, usted no vale nada?
•¿Siente que tiene que controlar el consumo de alcohol o droga de su familiar o amigo?
•¿Siente miedo al abandono, soledad o al rechazo?
•¿Esta usted frecuentemente culpando a otros por lo que está sucediendo en su hogar?

Si contestó afirmativamente a varias de estas preguntas es posible que usted también necesite ayuda.

La persona que sufre de codependencia cree ser la responsable de los pensamientos, los sentimientos y la forma de comportarse otros alrededor suyo. Además, la esposa, madre o persona copedendiente también cree que el adicto es el responsable y culpable de cómo ella piensa, lo que siente y sus acciones.

Muchos profesionales que trabajan con familias que sufren esta enfermedad dicen que el codependiente no sabe donde acaba él o ella y donde empieza el otro.

El alcohólico y su codependiente niegan, esconden y cubren sus sentimientos. Le quieren mostrar al mundo que son fuertes y pueden “controlar” la situación, pero la realidad es que carecen de autoestima y están constantemente buscando reconocimiento el uno en el otro. Se culpan entre sí de todas sus desgracias y hacen cualquier cosa menos asumir responsabilidad de sus acciones como individuos.

Muchas veces el codependiente miente y trata de cubrir las acciones del adicto ante sus empleadores por temor a no perder el trabajo. También llegan al extremo de comprarle la bebida o inclusive la droga que prefiere el adicto.

Sin duda esta es una situación donde ambos necesitan ayuda. Pero si el adicto, debido a la naturaleza de la enfermedad rehúsa recibirla, es necesario que el familiar busque ayuda y apoyo para poder trabajar con esas emociones que le están trayendo dolor y tristeza en su vida.

Para más información acerca de este tema visite http://www.christianrecovery.com/v/dox/coda.htm

Esta entrada fue publicada en Adicciones, Alcoholismo, Artículos, Asuntos Familiares, Violencia Doméstica. Guarda el enlace permanente. Tanto los comentarios como los trackbacks están cerrados.
5200 Park Rd., Suite 230 Charlotte, NC 28209. Tel: 704-930-1194 Fax: 704-315-5192